viernes, 9 de agosto de 2013

Morir en Tarija cuesta caro, “Bs 5.000 promedio”

Perder a un ser querido es sin duda una triste noticia, el dolor y el duelo suelen ser etapas que embargan a la familia no sólo en el dolor de ese momento sino en los largos meses viviendo el duelo; sin embargo ante la pérdida toca sobreponerse pues la muerte es parte de la vida y todos eventualmente llegaremos al enfrentar ese momento.

La asechanza de la muerte no anticipa aviso, es así que muchas veces el perder a un ser querido puede además encontrarnos en situaciones conflictivas sobre todo para los familiares que por mucha pena que sufran no pueden dejar de ocuparse de los detalles funerarios, velatorio y entierro, muchas veces sobreponiéndose a los pesares para cumplir con la tarea obligatoria de dar una buena sepultura al fallecido.
En esos momentos tan difíciles no se puede negar que los gastos funerarios pueden convertirse también en un duro golpe financiero que llega a desestabilizar económicamente a los dolientes. La muerte tiene un costo y en Tarija éste promedia los Bs. 4.780 aproximadamente entre pagos a la funeraria y conseguir un lugar en el cementerio, este monto puede ser un poco más o menos dependiendo a lo que se decida acceder al momento del sepelio; sin embargo resulta difícil en tales circunstancias ponerse a regatear costos por lo que en la mayoría de los casos toca asumir los gastos como vienen.
Tal situación de conflicto la describimos dando detalles de un caso, donde en plena fiesta de matrimonio el padre del novio decidió tomar un descanso para lo cual se dirigió a su dormitorio, se recostó en su cama y nunca más volvió a levantarse.
La hija mayor del fallecido no pudo, en su momento, estar en Tarija para la fiesta de matrimonio de su hermano ya que su situación económica se lo impedía, empero ante la inesperada noticia de la muerte de su padre realizó el gasto inesperado y consiguió boletos de avión para ella y sus dos hijos; pues no se habría perdonado el no participar del velatorio y entierro. Los gastos que siguieron llegaron a desestabilizar tan fuertemente a la familia que prácticamente estuvo dos años sobreponiéndose del desfase financiero, pues nunca pensaron en que tal situación podría sorprenderlos de esa manera.

Morir cuesta caro
Morir cuesta caro y más aún porque muy pocos suelen ser precavidos al tomar recaudos ante tal situación. En un sondeo entre diferentes funerarias en Tarija conocimos que el costo funerario oscila entre Bs. 1.500, lo más modesto, a Bs. 6.000, lo más suntuoso.
Para brindar mayores datos recurriremos a la información brindada por la Funeraria Valdez que lleva 35 años de trabajo ofreciendo el servicio funerario para los dolientes en Tarija, ésta es una de las funerarias más antiguas por lo mismo mucho más solicitadas.
Dentro del servicio funerario más económico que ofrece esta funeraria está el de Bs. 1.500 que incluye el ataúd básico elaborado de madera tapizada con tela. Los implementos decorativos para el funeral, el coche fúnebre, la sábana santa con la que se cubre al fallecido dentro del cajón y el aviso necrológico en un medio de prensa escrito o en un canal televisivo. Además ofrece la alternativa de un salón para el velatorio, mismo que suelen brindar gratuitamente a familias que son de escasos recursos y no cuentan con un lugar adecuado en sus viviendas para el velorio.
También ofrece las opciones de sepelio con costos de 3.200, 3.500 o 3.800 bolivianos que incluye todo lo mencionado anteriormente más el pago de la misa de cuerpo presente que por lo general se cotiza entre los sesenta a ochenta bolivianos.
El entierro de primera tiene un costo de Bs. 5.800 esto por el modelo del cajón laqueado además la funeraria imparte los avisos necrológicos en radio, televisión y periódico.
Esta funeraria, al igual que muchas otras, brinda también la opción de pago en cuotas ya que según indican muchos solicitan esta opción para tener tiempo de recibir el bono mortuorio del Plan Dignidad de Bs. 1.800 por persona fallecida.
El servicio fúnebre se ofrece las 24 horas del día, no hay feriados ni días domingos para no atender a un doliente, además ofrecen personal para vestirlos. Algo que destacó la funeraria Valdez es la garantía que da sobre la persona responsable de la formolización del fallecido, el proceso para preservar el cuerpo, sobre todo en las temporadas de mucho calor, tiene un costo de Bs. 350 y no cualquiera puede hacerlo pues una mala práctica ocasionará que el cuerpo se ponga morado o se hinche. En definitiva los costos para brindar una sepultura con lo básico oscilan entre los Bs. 3.050 lo más económico a Bs 4.350 lo relativamente modesto y Bs. 7.350 lo más suntuoso, esto en lo que se refiere a pagos a la funeraria, conseguir un lugar en el cementerio y preservar el cuerpo el tiempo suficiente para el velorio.

La última morada
Según los datos que se registran por entierro, cada año se realizan entre 900 a 1.200 entierros en el cementerio General de Tarija, por día se entierra en el cementerio entre 3 a 5 fallecidos, excepcionalmente llegan a 7, aseguró el administrador, Ariel Zamora.
Si bien lo concerniente al velatorio suele ser dirigido por las funerarias, el adquirir un espacio en el cementerio es responsabilidad de la familia doliente y en el cementerio General el costo por nicho para persona adulta es de bolivianos mil, el alquiler por 5 años, más Bs. 200 por derecho a entierro con mano de obra más material para el tapado del nicho. En caso de que el entierro sea en tierra el costo es de Bs. 800 para persona adulta más Bs. 250 por mano de obra, el alquiler también es de 5 años y se realiza el cobro anual de Bs. 200 por 5 años en caso de nicho y Bs. 160 por entierro en tierra. Mayores detalles sobre costos se encuentran en la página web “cementeriogeneral.com”. El administrador del cementerio explicó que no existe venta de lotes y todos los espacios son de alquiler, por lo que pasado los 5 años en caso de que no se renueve contrato los restos pasan a ser desalojados y colocados en el espacio denominado “Tierra Sacra” que se identifica por una gran escultura de un féretro enorme y negro dentro del panteón municipal, dónde también se entierran los fallecidos que no son reclamados o cuyas familias no poseen recursos.
Cementerio jardín
El Remanso es el cementerio jardín que desde el año 2003 ofrece en Tarija una interesante alternativa de acogida en esos momentos inevitables de pérdida. Comenta una previsora persona que en el 2007 adquirió un espacio para nueve personas a un costo de 1.500 dólares americanos, mismo que fue cancelando en cuotas mensuales en casi tres años sin sentir estos pagos y asegurándose un espacio para ir a parar cuando la hora llegue.
El gerente del cementerio jardín, Jorge Valdez Guerrero, aseguró que el trabajo fue muy duro para que la gente se apropiara de este proyecto único en Tarija por lo que aún continúan las capacitaciones para los ejecutivos de venta cuyo objetivo es hacer conocer a la gente sobre las bondades y la necesidad de tener un espacio propio en el cementerio. “Tenemos distintos costos en distintas aéreas designadas por letras, A1, B2, C1, C2, poniendo las áreas en promoción para el Día de la Madre o de Todo Santos, los costos están entre 1.500 dólares a 1.800 dólares que en relación a los costos al interior del país estamos a mitad de precio”, dijo.
Las ventas son al contado y al crédito, además de tener su registro en derechos reales como propietarios. “Tenemos el plan de previsión pues todos vamos a necesitar ese lugar porque todos vamos a llegar a ese momento, es mejor adquirir ese terreno en previsión, comprarlo con anticipación que cuesta menos, casi la mitad, que tener que comprarlo cuando ya llega lo inesperado”, aclaró el gerente.
Los gastos funerarios y el tener un espacio en un cementerio implican un golpe duro a la economía de cualquier persona y aunque nunca se está preparado para ese momento tan amargo toca ir ahorrando porque sin duda cuesta caro morirse en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario